La Fundación es una entidad sin fines de lucro que se constituye a partir de la experiencia de un equipo de investigación en salud mental, que organizó en 1991 un Centro para la Investigación de la Psicosis.






 




Atendemos a sus consultas aquí

 

REVISTA N° 3: Sobre la razón, la locura

Sobre la razón, la locura intenta abordar la intersección de estas categorías y las dificultades para precisar sus límites, recorriendo sus contornos a través de trabajos que muestran ambos aspectos, lo aparente y lo oculto.

La ciencia y los debates filosóficos no cesan de tomar en cuenta estas cuestiones y lo que finalmente se devela es que la razón tiene una lógica que responde a oscuros designios y que la locura arma su fabulación con razones que no es fácil dilucidar.

Aunque los parámetros para medir lo normal y lo patológico han surgido siempre desde lo que se supone es la razón, pero cuando esto se interroga lo que se devela es que la locura se encuentra también infiltrada en su esencia misma haciendo, por lo tanto, vacilar sus premisas. Ya no alcanza tampoco con pensar la locura desde una perspectiva exclusivamente médica, ni tomar su causa en relación a un déficit. Dan testimonio de ello la producción artística de hombres que se sabe, la locura no les era ajena; así como también se escucha en la clínica el bagaje cultural que trama muchos delirios. Con su obra o su fábula un sujeto puede, no sólo armarse una vida, sino dejar marcas decisivas en el desarrollo de la civilización.

Pero locura y razón no sólo dejan su huella en el desarrollo cultural. Su ensamble también puede mostrar su cara de horror. Cómo pensar sino el control omnipotente del Estado, que a través de un orden clasificatorio sostiene y encubre una política segregacionista? Cómo pensar sino el complejo sistema de admisión y salida de los campos de concentración elaborado por el nazismo?

Si la razón aparente era preservar la pureza étnica, y su razón oculta abolir o exterminar toda diferencia; habría que pensar que lo intolerable del goce propio de la psicosis, que la razón oculta dentro de sus hospicios por no hacer lazo social, también responde a este mismo fundamento. Es lo que surge espontáneamente en un alegato o en la queja irónica de quienes de un modo u otro se sienten constreñidos o impedidos de manifestar su verdad.

Pero también es cierto que la locura conlleva un padecimiento, y la interrogación mueve a la investigación teórica por distintos caminos. Hay quienes toman la clasificación diagnóstica con una finalidad terapéutica, partiendo de la economía que los fenómenos elementales implican para la subjetividad, para pensarlos en función de las diferentes formas en que se anudan o desanudan los tres registros imaginario, simbólico y real creados por Jacques Lacan.

Esta vacilación en cuanto a los límites de razón y locura, también se hace patente en relación a la voz percibida, por cuanto cabe la pregunta de a quién pertenece. Es que el sujeto de la enunciación, designado por la forclusión del yo, implica a la primera persona como la última en poder decirse, constituyéndose así en un innombrable.

La escisión del sujeto le da todo su alcance a la verdad de la confesión. Verdad que no surge del enunciado, sino de la confesión en tanto acto que designa al sujeto de la enunciación.

La depresión, como posición de la subjetividad atravesada por el desánimo o la falta de motivo para vivir, puede ser considerada una forma de locura contemporánea; pero también hay que pensar que es un modo de respuesta a la angustia producida como efecto del discurso capitalista, que rechaza el inconsciente.

A la vocación clasificatoria sostenida en teorías que en sus formas extremas puede en algún caso virar hacia lo ridículo y en otro producir el horror, se puede contraponer el psicoanálisis. Este puede transformar la depresión mostrando una salida en la que el sujeto puede acceder a la risa ligada al entusiasmo que el acontecimiento del final del análisis promueve en él. Es por el entusiasmo que le suscita el haber accedido a la particularidad, particularidad que por no haber abdicado de su dolor puede con su subjetividad cavar un agujero en el Otro de su tiempo.

Beatriz Schlieper

 
 
 
 
- Prólogo Revista 3
-
Índice de Autores
- Deseo recibir la revista

Tel. 155 956 0226 - E-mail: fundacion@etiem.com.ar

diseño web design Umbral Comunicación